SIN DRIBLAR: Cimarrones de Sonora… ¡En Jaque!

Por
2019
baseball2

Antes como antes, ahora como ahora... Saúl Rojo y Servando Carvajal, pero no hace mucho de esto.


SIN DRIBLAR: Cimarrones de Sonora… ¡En Jaque!

Por Alberto Arellano / Triunfo Deportivo

Para empezar y esto hay que ponerlo con negritas: El futbol profesional es un juguete caro y en este negocio no participa quien quiere, sino quien tiene el modo de sobra para hacerlo.

Los problemas que suelen aparecer en el negocio del futbol es una cuestión de contexto.

De esa manera y toda vez que al parecer algún socio "minoritario" –de esos que un día tenían voz y voto- ya filtró y esparció a su modo –al estilo Fouché la comenta para que todo "mundo" se entere de que hay cisma al interior de la organización deportiva-, no queda otra más que dar por hecho que lo que era un "secreto a voces" se confirma.  

En efecto, los socios mayoritarios de Cimarrones de Sonora andan agarrados del "chongo" –imaginariamente hablando-, es cuestión de asomarse uno a las áreas correspondientes de tipo registral de la SE para darse cuenta de que color tiñe el verde.

Con eso queda de manifiesto y se da por visto que el futbol lo mismo une a las masas –léase afición- y antes a los socios, pero también después crea enemistades, distanciamientos y de paso conflictos.

En el caso del proyecto sonorense de Liga de Ascenso MX me quiero imaginar que en determinado momento alguien pensó que "el futbol es negocio, es poder" y así fue como empezó esta gran aventura, creando con ello -de nuevo- ilusiones entre los aficionados.

Son muchos los que aceptan –pasada la experiencia vivida- el hecho de que el futbol es en realidad "un juguete caro".  

Aquellos que un día empezaron el recorrido –de esto no hace un lustro- y que después en cuanto se dieron cuenta que la "enfermedad del bolsillo" iba creciendo como "tumor" mejor se hicieron a un lado en el camino, al grado que hoy en día sus acciones se han pulverizado y demeritado que es un contento.

Fue entonces que dejaron todo en mano de quienes en alguna ocasión levantaron la mano para exclamar "le entramos al rescate, déjenos a nosotros". Empezaba así una nueva etapa de "re-oxigenación", la cual obviamente fue necesitando de tanques y más tanques de "oxigeno", hablando en pesos y centavos.

Eso a la postre trajo consigo por lógica una renovación a la alza en la participación porcentual accionaria, producto esto de las aportaciones que fueron "in crescendo" al correr de los meses por parte de quienes eran ahora los dos "socios rescatistas".

El asunto es que luego –esto sucede en las mejores familias- se empezaron a presentar las discrepancias y diferencias de opinión, y es así como esos dos socios mayoritarios empiezan a tener pocos puntos de acuerdo en común.

Se va haciendo más grande el silencio a la par que las ausencias del "yo gano-tu ganas"  y aquello se convierte en el "yo gano-tu pierdes", al grado que hasta se da el caso de llevar a cabo Asambleas con quórum y sin quórum de socios, cosas veredes.    

La situación de Cimarrones de Sonora esta álgida alrededor del Consejo de Socios –hablando de los dos que se ostentan automáticamente por la vía de la Regla de Tres simple como los mayoritarios-.

Tarde o temprano tenían que presentarse las tormentas con rayos y centellas, así es el futbol, así es la vida y porque no decirlo, así son los "egos".

Ojala que el proyecto retome de nuevo el sendero, pero especialmente que no sea cierto eso de que Cimarrones es efectivamente una especie en extinción y que en los ranchos cinegéticos son pocos los que quedan.

Lo único que se pide es que alguien –y esto dicho con todo respeto- de los socios de la cara, para que explique a ciencia cierta qué es lo que va a pasar con Cimarrones de Sonora, la afición merece respeto, claro.

El tiempo apremia además, de otra manera vamos a estar sujetos a los rumores que suelen esparcirse "mundanamente" ante la falta de un liderazgo que tenga mente holística.

-------------------o o o----------------------

En arista distinta, pero haciendo una retrospectiva del devenir deportivo de Cimarrones de Sonora, podemos resumir lo siguiente.

La realidad de las cosas indica que el reto permanente para los directivos de un club de futbol es el de mantener en cuanto a los ingresos un punto de equilibrio que permita sortear la travesía de una temporada deportiva.

Es decir, sin necesidad de que los socios –generalmente empresarios apasionados del futbol- tengan que meter la mano a sus cuentas bancarias. Y si la van a meter lana es porque están convencidos de que se trata con eso consolidar la presencia profesional de un club que aspira a más.

En ese aspecto anterior estamos hablando de que la "taquilla" y por ende el promedio de aficionados que se necesitan para llenar el estadio deben tener una constante, igual debe pasar con los patrocinios comerciales, la venta de cerveza, refrescos y por supuesto los infaltables derechos de transmisión de radio y televisión.

Ahora viene otro aspecto de suyo importante, me refiero al deportivo, aquí el reto es fundamental y los socios del club lo deberían tener como frase en letras grandes en la pared de la Sala de Juntas: "Hay que conjuntar un equipo ganador".

Está comprobado y esto se confirma con la asistencia promedio que tuvo Cimarrones de Sonora en el Clausura 2019 –más allá de que se haya pasado a la Liguilla-, que la afición capitalina es muy exigente y no permite que le doren la píldora.

El esfuerzo que en un momento dado pueden hacer los dueños y directivos, se puede ver manchado o distorsionado por el efecto de tener a su alrededor gente que creen que todo lo pueden y todo lo saben.

La mar de veces ha quedado de manifiesto que la relación del Club con la afición ha estado y ha sido  fría, áspera y distanciada, es decir ha sido una relación que no ha generado pasión.

Es como todo, cuando no hay pasión es lógico pensar que no habrá calor, y eso es lo que ha pasado en los últimos tres años con Cimarrones de Sonora.

He de ahí que deportivamente fácilmente se puede aceptar que el proyecto no floreció, más bien tiende a morir, esa alianza deportiva que se estableció hace tres años no fue nunca la mejor alternativa de solución.

Cosas veredes…


Comentarios

  1. Se el primero en comentar esta nota