¡"Al César lo que es del César"!

Por
2020-05-05
baseball2

"Logré salir del atolladero"...así lo reconoce quien es considerado uno de los mejores exponentes en la historia del Arte de Fistiana.


 Por Miguel A. Escamilla / Triunfo Deportivo
Hermosillo, Sonora, 4 de mayo de 2020.- En lo que ya es una constante de vida, en el sentido de hacer patente lo que ha sido su reconversión como ser humano que en un momento dado fue presa de los excesos que trae aparejada la fama, es como el ex campeón mundial de boxeo, Julio Cesar Chávez, sigue haciendo llegar su mensaje a propios y extraños y en cuanta tribuna tiene la oportunidad de hacerlo.  

Es así, que recientemente en entrevista con El Universal Deportes, Julio Cesar, volvió a retomar el tema de los días aciagos que le toco vivir estando en la plenitud de su carrera profesional.  

Y es que no es nada fácil que una persona logre darle vuelta de 180 grados a su existencia, como lo ha hecho el nacido en Ciudad Obregón, pero creado y crecido en Culiacán, Sinaloa, de tal suerte que sin tapujos y de frente a todo mundo reconoce ese pasado cruento de su vida, en el que el alcohol y las drogas se convirtieron en parte de su mundo, he de ahí que ahora se muestra arrepentido, toda vez que los excesos lo hicieron caer a lo mas bajo.  

En ese marco, durante su plática con el importante rotativo mexicano, hizo énfasis una vez mas de que su problema no se le puede atribuir a nadie, diciendo: "Muchísima gente abusó de mí, pero no quiero decir ninguno en especial porque siempre estuve rodeado de tantas personas". En efecto, sus relaciones eran múltiples y como siempre sucede la fama deportiva le atraía como imán gente de todo tipo.  

Va más allá en su exposición ´El Cesar del Boxeo´, cuando externa: "Me arrepiento de haber hecho mucho daño a mi esposa, mis hijos, a mucha gente que me quería. Los lastimé. Siempre he sido una persona buena, pero la droga y el alcohol me convertían en un demonio".  

Lo anterior es una verdad que lo pinta de cuerpo entero, sin embargo es de aplaudírsele el hecho de que logró sacar de su cuerpo a ese "demonio" que no lo dejaba ni a sol ni sombra, cierto es que Julio César Chávez supo vencer a tiempo a un rival que buscaba mandarlo al olvido, pero afortunadamente el campeón supo contrarrestar los embates y en el último round le propinó un severo nocaut a ese peligroso rival.  

De esa manera la afición mundial  le sigue mostrando las simpatías y el reconocimiento a un boxeador que demostró en los cuadriláteros ser uno de los mejores del mundo, el que más veces defendió sus coronas.  

Y en estos tiempos de Corona-virus, también se mantiene en guardia y en ese sentido no se descuida, el mismo lo dice: "Me levanto a correr, desayuno, voy a la clínica de rehabilitación, regreso para comer y veo peleas o series (de la TV) un rato".  

Lo que es lo mismo quiere ganarle la pelea al COVID-19 y para eso entrena a tope todos los días.