¡No hay avance!

Por
2018-07-23
baseball2

Alejandra Valencia (Foto), de las ultimas "estelares" que han surgido, destacado y brillado. El deporte en Sonora parece estar dormido, como que no puede salir de su compartimiento estanco. Un estado con tanto talento humano desparramado en los cuatro puntos cardinales no se ha consolidado como una potencia deportiva de excelencia, esa es la cruda realidad.

Por Alberto Arellano / Triunfo Deportivo

Hermosillo, Sonora, 23 de julio de 2018.- Los resultados hablan por sí solos, los números son fríos y la sumatoria de preseas de oro obtenidas en la reciente Olimpiada Nacional y el Campeonato Nacional Juvenil 2018 dan pauta al análisis de que el deporte sonorense presenta síntomas inequívocos de cansancio y si se quiere de agotamiento crónico.

No va a faltar quien salga a rasgarse las vestiduras y argumentar que los podios no son necesariamente reflejo de la calidad o el progreso del deporte de una entidad federativa y que si hay deportistas referentes que ponen el alto nombre de Sonora.

Sin embargo hay que aclarar que esos "garbanzos de a libra" son excepciones que en la mayoría de los casos despuntan alejados de la política deportiva estatal.

No hay que hacernos bolas, lo que se mide en una Olimpiada Nacional o Campeonato Nacional Juvenil es precisamente el trabajo que lleva a cabo el estado en materia deportiva.

En base a lo anterior sería bueno preguntar que están haciendo -per se- entidades como Jalisco, Nuevo León y Baja California, que tienen años haciendo el 1 – 2 – 3 en las justas referidas y sin que hasta el momento haya estados que les hagan tan siquiera sombra.

A los hechos y datos nos remitimos.

En realidad de verdad, en los últimos años son pocos los deportistas sonorenses que pueden caber en la canasta de resultados como consecuencia de la cosecha oficial, en el mejor de los casos los destacados son producto del esfuerzo particular y familiar, no hay de otra.

Sonora no tiene o cuando menos no se ve una política deportiva solvente y constante. A la mejor  alguna iniciativa en la materia tuvo asomos de querer aparecer antes, esto es cuando en otras Olimpiadas Nacionales  la sumatoria de áureas rondaba la centena merced a los éxitos deportivos en pista, tatamis, pasto, entre otros escenarios en que las disciplinas deportivas hacían eco, pero ya no.

En la edición deportiva correspondiente al 2018 prácticamente no hubo mucho ruido que ameritará voltear a ver los tableros de medallas.

En el tradicional y agotado formato de competencia que representa la Olimpiada Nacional, Sonora alcanzo 28 medallas de oro -estamos hablando del 2018-, de las cuales 8 fueron gracias a la puntería del Tiro Deportivo, 4 en Levantamiento de Pesas, 4 en Luchas Asociadas, 4 en Tae Kwon Do, 3 en Boliche, 2 en Atletismo –así como lo lee-, y con una de oro cada uno de los siguientes deportes: Hockey sobre Pasto, Beisbol y Boxeo.  

Lo anterior le permitió a Sonora quedar en 9° lugar del medallero, es decir, por poco se sale del Top Ten de entidades que las mandan tocar, pero a leguas se nota que nuestra entidad está muy lejos de aquellas que llevan la batuta en materia deportiva.

Mientras que en el Campeonato Nacional Juvenil 2018, donde hacen acto de presencia los jóvenes, la tendencia de subir al podio principal fue menor que en los infantiles ya que fueron 22 medallas de oro  las que se sumaron.

Aquí viene como se integra ese número de 22. Fueron 10 para el Levantamiento de Pesas, 3 corresponden al atletismo –habrá que ver que está pasando-, las luchas asociadas levantó 2 y después fueron 7 disciplinas las que sumaron una cada una, a saber: Patines, Triatlón, Karate, Natación, Hándbol, Hockey sobre Pasto y Voleibol de Playa.

Ese es el recuento en la juvenil, donde nuevamente tenemos que asombrarnos por el hecho de que las entidades que hacen el 1 – 2 – 3 son las mismas de siempre, Jalisco, Nuevo León y Baja California, en ese orden.

No queda otra más que preguntar para saber porque Sonora no ha avanzado en los últimos años en el pandero nacional de los resultados de Olimpiada:

¿Será acaso la falta de recursos económicos la que impide foguear más a los atletas?

¿Será acaso que no hay un rumbo o un plan definido de gobierno en materia deportiva?

¿Será acaso que el impulso al deporte no es prioridad gubernamental?

¿Será acaso que los presupuestos del deporte sufren recortes y estos se van directo a provocar caídas en las becas y en los emolumentos de los entrenadores, mientras la burocracia de escritorio sigue engordando a sus anchas?

Lo cierto es que las nuevas generaciones sonorenses no están apareciendo como antes en el escenario de los podios o de plano no suscitan expectativas.

Repito, son contados los referentes sonorenses en materia deportiva en estos momentos.

Las autoridades deportivas deberían considerar y analizar los resultados que obtienen las entidades que aparecen como 1 – 2 – 3 en los tableros de medallas. Los datos y hechos señalan que estos no son fortuitos, toda vez que al paso de los años se mantienen al frente del movimiento deportivo nacional.

Todo tendrá que ser reconsiderado y redimensionado si se quiere a la luz de los resultados que se han obtenido en los últimos años en la Olimpiada Nacional y Campeonato Nacional Juvenil.

En especial y para empezar con el análisis, a la mano se tienen los reportes de la edición recientemente concluida.

Es tiempo de que aparezca una nueva intentona  para que Sonora tenga un modelo deportivo para todas las disciplinas.

Pero, ¿Qué pasa realmente con el deporte en Sonora?