"...es la cuestión"

Por
2018-01-17
baseball2

La frase de Hamlet es considerada y usada –porque siempre surge- en los procesos mentales de indecisión y duda.

 

Por Miguel A. Escamilla /

 

Hermosillo, Sonora, 16 de enero de 2018.- Apropiándonos de la frase más famosa del teatro occidental, si esa que tanto se nos viene a la memoria cuando se trata de definir algo, y que no es otra que la primera del monologo o soliloquio de "Hamlet, el príncipe de Dinamarca", obra que escribiera allá por el año 1603 el dramaturgo inglés William Shakespeare (1564-1616), y a la cual la podemos de alguna manera adecuar para los fines que pretendemos dejar como constancia de que los efectos de "ser o no ser, o hacer o no hacer", también juegan papel medular en el fascinante mundo del deporte amateur al momento en que llega la necesidad de evaluar cuales son los rasgos de personalidad que debe reunir o definir a un buen líder.

 

A efectos de profundizar más en la introducción me voy a permitir compartir con la audiencia el resumen que respecto a la mencionada y conocida frase hiciera el Director de teatro, Juan José Martin, obviamente tratando de ubicar con esto a mis cinco caros lectores en el contexto de que todo tiene su razón de ser, veamos que dijo el pariente lejano de mi amigo Cesar Martin, por cierto uno de los fanáticos mas ultra del Real Madrid que he conocido:

 

"Ser o no ser, o ´hacer o no hacer. Esa es la duda. Nos acostumbramos tanto a esa expresión, la frase más famosa del teatro occidental, que se nos ha hecho muy difícil comprender su sentido profundo, el efecto de su parca elocuencia (¡qué paradoja!). O, quizás, Shakespeare la puso en boca de Hamlet porque sonaba bien y se quería burlar de su personaje y de nosotros. Quién sabe. En todo caso, el hombre es lo que hace. En su hacer, en sus acciones, esta su ética, y sin ella perdería su humanidad. Lo humano es discriminar lo bueno de lo malo, lo preferible de lo inútil, lo central de lo desechable. Ser o no ser, o hacer o no hacer significa para mí que lo medular de lo humano es que solo podemos hacer. En realidad la frase es una hermosa pieza de retorica sencillez: ser o no ser, es decir, frente a la realidad, lo humano es hacer. Porque el ser halla sus contornos, su forma, en el hacer: La moral: lo que haces, y no puedes no hacer, porque eso significaría no ser".     

 

En síntesis a priori, aunque la frase "Ser o no ser" es considerada y usada –porque siempre surge- en los procesos mentales de indecisión y duda existencial sobre la vida y la muerte, y he de ahí que por eso sea una de las citas más famosas y conocidas de la humanidad, no está de más aprovecharla en otro sentido para dar paso a lo que debe ser el perfil de una persona que pretenda encabezar como dirigente cualquier actividad humana, en este caso la del deporte, y para el caso estamos adecuando 10 rasgos de personalidad que pueden identificar a un buen líder.

 

Y es que en los grupos humanos, en este caso hablamos de Ligas, Asociaciones, Organismos y otros entes afines al deporte, siempre esta brotando la eterna lucha por encontrar a sus líderes, cuando la importancia en este punto radica en detectar perfiles con buen potencial en atributos intelectuales, comunicativos y pro-activos en la gestión. Esta visión presupone que existe un número conocido de rasgos personales que debe tener un líder, y los cuales al paso del tiempo han podido ser bien acotados, no hay que buscarle mucho.  

 

Las características de la personalidad del líder se pueden analizar y observar en función de las pruebas de carácter personal y esencialmente por la conducta que asume en contextos grupales, de ahí podemos partir para correlacionar los rasgos de liderazgo que posee una persona.

 

Vamos resumiendo de acuerdo a los expertos y esto a manera de decálogo los rasgos de personalidad más prevalentes en las personas con gran capacidad de liderazgo.

 

1.- Habilidades comunicativas. Un líder debe entender que la comunicación debe operar en dos direcciones: expresar de forma clara y asertiva las ideas, instrucciones y opiniones, así como conseguir que el mensaje sea escuchado y comprendido. También es propio de un líder la capacidad para saber escuchar y tomar en cuenta todas las opiniones, individuales y colectivas, que lleguen a él.

 

2.- Inteligencia emocional. Factor importante que distingue y caracteriza a un líder es el grado de Inteligencia Emocional que posee, reconocida esta inicialmente como la "capacidad de gestionar las emociones y los sentimientos propios y ajenos, de discernir tales sentimientos y de emplear esta información para corresponderla con acciones precisas". Los sentimientos movilizan al sujeto, por eso la inteligencia emocional es un rasgo clave del líder.

 

3.- Capacidad para determinar metas y objetivos. Encabezar un grupo, Liga y/o Asociación deportiva, implica y requiere saber cuál ha de ser el plan de vuelo para guiarlo. En ausencia de metas y objetivos precisos, el esfuerzo puede resultar estéril, y el grupo puede sentir frustración. Los objetivos deben ser coherentes con la capacidad del grupo: no es efectivo establecer metas inalcanzables.

 

4.- Capacidad de planificación y desarrollo. Cuando ya se han fijado los objetivos, es imprescindible trazar un plan para lograrlos. Este plan debe planificar todas las acciones que deben cumplirse, los tiempos, las personas que las realizarán, los recursos que se emplearán…pero sobre todo de vital importancia es la participación de todos en su formulación, porque con participación hay compromiso.

 

5.- Autoconocimiento proactivo. Un buen líder debe ser consciente de sus virtudes y debe sacarles el máximo rendimiento. Obviamente, también es conocedor de sus debilidades, y lucha para intentar mejorar en todo momento, viendo cuáles son esas áreas de oportunidad en que puede hacerlo.

 

6.- Autodesarrollo y asistencia. Quien quiere ser dirigente de una Liga y/o Asociación debe ser capaz de crecer mientras ayuda a que los demás se desarrollen. Para mejorar, no le es necesario hacerlo "a la defensiva"; pues no es esclavo de su rol como dirigente de un grupo. En el mejor de los casos ayuda a crecer a los que conforman el grupo de delegados –en este caso-, enseñando a los demás, delegando tareas y creando espacios de acción y comunicación para que las otras personas se sientan útiles y valoradas.

 

7.- Innovador. Un líder tratara siempre de hallar nuevas y mejoras formas de realizar las actividades directivas. Este rasgo es fundamental en el contexto de una sociedad que avanza a marchas forzadas, con cambios constantes en la tecnología, las comunicaciones y la alta competitividad de sus equipos representativos.

 

8.- Responsabilidad. Con este concepto amplio surge a la par el hecho de que el líder debe estar consciente que su posición en el grupo que encabeza le confiere poder, y sabe emplearlo para beneficiar al conjunto. No es egoísta; usa su posición para activar procesos y dinamizar potenciales.

 

9.- Información. Un buen líder debe estar informado. Ninguna Liga o Asociacion logra sobrevivir sin la presencia de lideres que conozcan la manera de manejar la información. Conocer el procesamiento de la información –operación estadística, etc…-, interpretarla correctamente y con oportunidad para luego usarla de la forma mas útil y creativa, es una habilidad clave.

 

10.- Carisma. Si este se puede definir como la capacidad para atraer y causar buenas sensaciones, asi como para llamar la atención y mostrarse agradable y empático a los ojos de las demás personas, podemos concluir que este es un rasgo crucial en un buen líder. El carisma debe ser genuino, mostrando siempre un interés autentico en las personas. Este rasgo se relaciona con la ausencia de egoísmo, factor que es decisivo a la hora de percibir a una persona como líder.

 

Que cada quien saque sus conclusiones… es cuanto.