EDITORIAL: ¡Arrancan!

Por
2018-01-04
baseball2

En el vestidor de Cimarrones debe ponerse en cada juego una manta grande en que aparezca esta frase en letras grandes: "NO HAY MAÑANA, ES HOY"

EDITORIAL: ¡Arrancan!

Este viernes 5 de enero de 2018 por la noche, en la que es considerada la fecha mágica de la  llegada de Los Santos Reyes es cuando se inician las hostilidades en el Torneo de Clausura 2018 del Ascenso MX en donde todos y cada uno de los 16 equipos participantes esperan precisamente que los Reyes venidos del lejano Oriente les traigan oro, mirra e incienso para de esa forma llegar al final de la competencia y poder darle a sus aficionados en reciprocidad gozo, amor y paz.

 

Y decimos que se da la voz de arranque de forma general, porque en lo que corresponde al rol eliminatorio del TC2016 todos los conjuntos empiezan desde cero con el único objetivo de alcanzar el título de campeón, y de esa manera buscar el pase a Liga MX enfrentando primero a los monarcas del Clausura 2017, Alebrijes de Oaxaca –si es que a estos no se les ocurre repetir, para irse por la libre-.

 

Como suele suceder en todos los inicios de torneos se esperan sorpresas, pero será el Padre Cronos quien nos va a ir poniendo al tanto y dando una idea de los cuadros que podrían ser protagonistas y de esa manera mandar con tiempo los trajes a la tintorería para la fiesta grande.

 

En el inicio no es fácil decir estos van a ser los ocho con más posibilidades de quedarse con el gallardete, pero si pasadas las cinco primeras jornadas se puede atisbar quienes pueden ir formándose para asegurar el boleto con anticipación.

 

Bien, hablemos ahora de Cimarrones de Sonora, que es el equipo que nos compete por la cercanía y la afinidad que tenemos por el balompié, lo cual significa que también como muchos  aficionados tenemos la ilusión de ver que el conjunto pueda echar anclas de manera definitiva en las turbulentas aguas del futbol mexicano profesional.

 

Quisiéramos pensar que Cimarrones de Sonora, después de dos años y medio –equivalentes a cinco torneos oficiales- de deambular por el bulevar de los sueños rotos, ya pago su derecho de piso en el circuito de plata, pero la realidad supera la fantasía pues el asunto porcentual sigue estando pendiente para los del desierto –que se respeta, dicen-.

 

A fuerza de ser sinceros la irregularidad en la conformación del plantel comienza a ser una constante que describe a la escuadra sonorense, esto en cuanto a que la base de jugadores o plantilla básica no ha podido sumar una antigüedad de un año nominalmente hablando.

 

La emigración de elementos que se presentó al concluir el Apertura 2017 es para poner nervioso al más experimentado DT. Si se logra mantener la nave a flote en el Clausura 2018 con la infantería que forma parte del pelotón sonorense, puede ser el parte-aguas para seguir impulsando la idea de que si se puede trabajar más en el laboratorio para seguir sacando sangre nueva adelante.

 

Y lo anterior expresado definitivamente siempre va a hacer un hándicap en contra para cualquier entrenador, a eso súmele el hecho de que por su vestidor han desfilado ya cinco directores técnicos, como quien dice uno por torneo y a eso agréguele que no alcanzamos a sacar cuentas del nivel de rotación que se ha dado de jugadores al paso de los dos años y medio.

 

Si la actual conformación del equipo está convencida de que puede llegar aún más lejos de lo alcanzado hasta ahora y de paso ilusionar a los miles de seguidores con la consecución del título, tendrá que empezar a demostrarlo a la voz de ya,  eso automáticamente reflejara en primer término que se estará buscando consolidar la permanencia y en otro orden de ideas las actuaciones traerán aparejado trascender en los torneos de Clausura 2018 y Copa MX.

 

Que el inicio del torneo este viernes en el estadio Centenario de Los Mochis ante Murciélagos FC sea ampliamente positivo son los mejores deseos para la novel escuadra de jugadores mexicanos que buscan labrar su nombre en las páginas de la incipiente historia deportiva de Cimarrones de Sonora, para que de esa forma la pretemporada que estuvo plagada de claroscuros se vaya quedando en el olvido y mejor vayan apareciendo momentos de verdad sobresalientes.

 

En realidad y de verdad debemos dejar en claro que no se trata de esperar que se nos catalogue como villamelones, pero creemos firmemente que desde ya en el vestidor de Cimarrones debe ponerse en cada juego una manta grande en que aparezca esta frase en letras grandes: "NO HAY MAÑANA, ES HOY", para que de esa manera se imbuya de manera pareja el espíritu guerrero de los Yaquis en las filas que comanda Alan Rivera.

 

Partiendo, claro, de la idea de que en estos tiempos cobra suma vigencia aquello de: "Antes como antes, ahora como ahora", toda vez que lo que más apura es subir escalones en la tabla de cocientes, antes de esperar a que se presente una estrepitosa caída al precipicio.

 

Por lo pronto queda esperar en el imaginario que Los Tres Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar (Servando, Sebastián y Alan, el acomodo no altera el objetivo) se mantengan siguiendo la estrella que los guie al lugar exacto en donde debe estar el nacimiento de Cimarrones de Sonora con la franquicia de Liga MX.

 

Y es que así cuenta la leyenda… en tiempos del tirano Bonilla, llegaron del noroeste del país tres ejecutivos del futbol ricamente ataviados y con un proyecto bajo el brazo para muchos años de futbol profesional en Sonora.

 

Que el nacimiento del Niño Dios los alumbre a ellos –los directivos-, a los Cimarrones de Sonora en general –incluyendo a su "staff" de comunicación para que no hagan menos a nadie y lleguen los boletines de vez en cuando-, y en especial a Usted apreciable lector.